▷ Trazabilidad Alimentaria Hacia Delante | Normativa y Ejemplos
trazabilidad hacia atras

Trazabilidad hacia atrás: el origen de un producto

28 julio, 2017
información-nutricional

Información nutricional

28 julio, 2017

Trazabilidad alimentaria hacia delante

trazabilidad hacia delante
Comparte con...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Buffer this page
Trazabilidad alimentaria hacia delante
4.5 (90%) 4 votes

Utilizar la trazabilidad como parte del sistema de control no solo es obligatorio sino que presenta grandes ventajas para las empresas, para el consumidor y para la Administración. En el caso de las empresas, los mayores beneficios que aporta un buen sistema de trazabilidad es el aumento de la seguridad y de los beneficios económicos.

Implantar un sistema de trazabilidad no tiene por qué ser costoso, hay que implementar los cambios necesarios para recoger datos de los procesos y de los productos y posteriormente se ven recompensados una vez implantado el sistema. La información, el control de procesos y la gestión son más eficientes al utilizar un plan de trazabilidad alimentaria.

En el caso del consumidor, la trazabilidad aumenta la confianza en los productos de las empresas, ya que la información es más detallada y con sellos que certifican la transparencia informativa. Es una forma de garantizar al comprador que, si surge algún problema con el producto, se solucionará de la forma más rápida y eficaz posible.

Para la Administración, el uso de la trazabilidad alimentaria facilita la gestión de incidencias, por lo que aporta mayor confianza en las empresas que utilizan este tipo de sistemas. Además, facilita la racionalización y optimización de los recursos.

En casos de crisis o problemas de seguridad alimentaria, la Administración puede hacer uso de la trazabilidad para identificar el factor de riesgo y atenuar o resolver los posibles efectos adversos de los alimentos que suponen un peligro para la salud de los consumidores.

Alcance de la trazabilidad hacia delante

Para asegurar la trazabilidad en todas las fases de la cadena alimentaria, el sistema de seguridad propone tres niveles de registro y control diferentes. Dentro de estos niveles encontramos la trazabilidad hacia atrás, la cual corresponde al origen de los productos, la trazabilidad de proceso, aquella que se da dentro de las instalaciones de la empresa y, por último, la trazabilidad hacia delante.

La trazabilidad hacia delante es una etapa tan importate como las anteriores. Según el Reglamento 178/2002 los exportadores de empresas alimentarias están obligados a llevar a cabo un proceso de identificación de las empresas a las que suministren sus productos. Esta información debe estar disponible para las autoridades si la necesitasen.

El registro debe constar de toda la información sobre el producto entregado, el nombre del cliente que lo ha adquirido, la cantidad entregada y la fecha de entrega de la mercancía. La documentación debe ser detallada, porque de no ser así, la cadena de trazabilidad puede romperse.

Es importante remarcar que este tipo de trazabilidad no es aplicable a los establecimientos que se dedican a la venta directa desde instalaciones anexas al obrador. Tampoco es obligatorio cuando se obtienen permisos especiales del municipio, como es el caso de los mercadillos o ventas a domicilio.

Qué es la trazabilidad alimentaria

La trazabilidad es un sistema de control por el cual se puede conocer la trayectoria de un alimento, lote o grupo de productos desde su origen hasta el consumo final. Dentro de la trazabilidad también se incluyen todas las fases de la producción, elaboración, transformación y comercialización.

La utilidad de esta herramienta es el conocimiento del histórico de procesos de un alimento. Todos los eslabones de la cadena deben documentar toda la información relativa al producto. De esta manera se consigue no sólo saber por dónde ha estado el alimento, sino también identificar fácilmente los posibles peligros para la salud de los consumidores.

El registro exhaustivo de la información relativa a las mercancías proporciona un elemento de seguridad alimentaria clave en la comercialización de los productos, así como la fluidez con que pueden detectarse partidas defectuosas para poder detener su producción o retirarlas del mercado.

 

Plan de trazabilidad alimentaria

Para implantar un sistema adecuado, el plan de trazabilidad debe estar formado por todos los procedimientos que permitan seguir el rastro de los alimentos, desde el origen hasta la salida del establecimiento. Con este plan es posible identificar los proveedores y los clientes, al igual que los ingredientes con los que se elaboran los productos y las fases por las que pasa cada uno de ellos dentro de nuestra empresa.

La cantidad de información para registrar es muy amplia, por lo que cada empresa deberá desarrollar un plan adecuado a su sector y al tipo de trabajo específico al que se dedique, además del tipo de alimento con el que trabaje. La forma en que se documenta la información puede hacerse de diversas maneras, pero siempre cumpliendo la normativa. La trazabilidad es un prerrequisito del sistema APPCC y todos los registros son documentos obligatorios que deben conservarse y garantizan el cumplimiento del plan de autocontrol.

Con el sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control la empresa se asegura un autocontrol total de la higiene y la seguridad de todos los alimentos que manipula. Además, está preparada para cualquier tipo de incidencia debido a las medidas preventivas y correctivas que ofrece el APPCC. El seguimiento del cumplimiento de las normativas sanitarias en toda la cadena alimentaria es primordial para una buena gestión empresarial.

Comparte con...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *